Nuestro México es conocido a nivel mundial por ser un país lleno de tradiciones, cultura, gastronomía, color y alegría entre sus habitantes. Una de las tradiciones más populares y reconocidas es el día de muertos, una celebración que se lleva a cabo a lo largo y ancho del país, de distintas maneras según la región en la que se esté.

En la península de Yucatán, la celebración de muertos es una festividad muy peculiar, conserva sus raíces ancestrales mayas y es conocida como “Hanal Pixán” que en maya significa “comida de las ánimas”

 La tradición maya sigue viva.

A diferencia del Día de Muertos católico, el Hanal Pixán comienza desde el 31 de octubre y termina el 2 de noviembre, siendo que cada día lleva un nombre y está dirigido a diferentes ánimas:

Al 31 de octubre se le conoce como: “U hanal palal” y es dedicada a los niños.

Al 1 de noviembre se le da el nombre de: “U Hanal Nucuch Uinicoob” y es dedicado a las ánimas adultas.

El 2 de noviembre lleva el nombre de: “U Hanal Pixanoob” el cual es dedicado a todos los santos y se celebra principalmente en cementerios. 

Otras diferencias entre el Hanal Pixán maya y el Día de Muertos católico las encontramos en las formas en las que representan sus altares.

En la tradición maya existen 3 tipos de altares que se pueden colocar: El altar de niños, el altar de los adultos y el altar de las almas solas (personas que no son recordadas, no tienen familia que coloque un altar o murieron sin ser reconocidos).

Los materiales que suelen estar presentes en estos altares son el barro, madera, arcilla y recipientes hechos con árbol de Jícara. Y los manteles que los visten varían de colores de acuerdo al ánima que se celebre: el color del mantel para los adultos suele ser blanco, en representación del cielo maya, mientras que en el de los niños se utilizan manteles con bordados de colores.

La comida tradicional para esta celebración maya es muy peculiar, única en la región: el pib o mucbipollo. Este platillo es un tamal de maíz relleno con carne y diversas especias, su cocimiento es muy peculiar y esto es porque se cocina en un agujero en la tierra, con una base hecha de piedra caliza y leña, una vez que se coloca el tamal, se cubre con hojas de plátano y se vuelve a cubrir de tierra hasta que se cocine.

En el siguiente video, puedes conocer a detalle como se elabora este peculiar platillo:  

 

Además de ese platillo, se colocan jícamas, mandarinas, naranjas, mazapanes y dulces de la región y pan dulce (no pan de muerto) y el tradicional “Xec” que es la combinación de naranja, mandarina y chile. La cochinita pibil, el relleno negro, el puchero y el frijol con puerco son platillos tradicionales de la región que no pueden faltar en un altar maya.

En la actualidad, esta celebración sigue muy presente en diversas regiones de la península yucateca y forma parte, junto con otras tradiciones, de la gran riqueza cultural de nuestro México y de nuestro orgullo por nuestras raíces ancestrales.

Estas tradiciones atraen, sorprenden y enamoran a todo el que viene de visita a la península yucateca. Experimenta de cerca las maravillas de la cultura maya, que en conjunto con la riqueza natural, la calidad de vida y la seguridad, hacen de la península de Yucatán uno de los mejores lugares para vivir e invertir.E

En grupo DESUR contamos con desarrollos en Mérida y Playa del Carmen,  ambas ciudades con gran crecimiento económico y reconocidas a nivel mundial. Conoce los proyectos que tenemos para ti, aquí.