Siempre hemos escuchado acerca de los beneficios de una vida cerca del mar, ya sea por el agua salada o la brisa marina. Desde hace un par de décadas, la ciencia se ha interesado en conocer los beneficios que el mar le brinda a las personas, tanto a su salud mental como física. Como resultado, tenemos múltiples estudios por universidades alrededor del mundo que respaldan las creencias ancestrales. 

El Dr. Lewis Elliott, de la Universidad de Exeter, indica que “las investigaciones han demostrado que estos entornos podrían ayudarnos a afrontar importantes retos de salud pública”, por ejemplo: la inactividad física y el deterioro de la salud mental. 

¿Ya conoces los verdaderos beneficios de una vida en contacto con el océano? A continuación, te presentamos algunos de los descubrimientos realizados por los científicos. 

una vida cerca del mar

Aporta a una mejor salud respiratoria.

El agua de mar es rica en yodo y sales marinas, ideales para propiciar que las vías nasales se descongestionen y las personas que padecen enfermedades respiratorias —como el asma— presenten un alivio en los dolores y las complicaciones generados por éstas. 

Estabiliza la tensión arterial.

Se ha logrado comprobar que las personas que radican en ciudades a nivel del mar presentan una mejor frecuencia cardíaca. ¿Cuál es el motivo para este peculiar beneficio? En primer lugar, estos sitios tienen una mayor presión atmosférica, que también es determinante para que el ambiente cuente con una mayor cantidad de oxígeno. Así, se favorece una oxigenación efectiva de los órganos y los tejidos corporales, lo que se refleja directamente en la estabilización de la tensión arterial. 

Combate las infecciones.

Vivir en la playa es ideal para combatir contra las infecciones y hay que agradecer nuevamente al yodo. Diluido en el mar y la brisa marina, este componente es un bactericida natural que ayuda a eliminar los componentes relacionados con enfermedades que atacan el sistema respiratorio y ocular. 

Evita la retención de líquidos.

Las actividades en el agua, como la natación o el snorkeling, son totalmente recomendadas para pacientes con problemas de circulación en las piernas o retención de líquidos. Al rodearse de agua, ésta ejerce una ligera presión en el cuerpo y sus órganos y de esta manera se genera una movilización que elimina los líquidos que se acumulan en los tejidos subcutáneos.

Además, todos los deportes marinos ayudan a reducir las varices por la leve presión en las venas. 

una vida cerca del mar

Cicatriza las heridas en la piel.

Es una realidad que el agua de mar cicatriza las heridas, palabras que escuchamos sucesivas veces en nuestra infancia. El agua marina presenta una concentración de sales y yodo que ayuda a una rápida cicatrización de heridas superficiales, aunque también ayuda a eliminar problemas cutáneos, como el acné. 

Sin embargo, hay que tener cuidado con las heridas infectadas y las heridas profundas, ya que el efecto puede ser menos favorable. En estos casos se recomienda evitar el contacto con el mar y la arena por la alta humedad que propicia la proliferación de organismos capaces de causar infecciones. 

Fuente natural de antiestrés.

La vida en el mar es una fuente natural de antiestrés y se refleja directamente en la incidencia de personas con estrés que viven en el mar, según la Universidad de Exeter. Los resultados de la investigación de la institución señalan que la brisa marina ayuda a que se eleven los niveles de serotonina —principal regulador del estrés y la ansiedad— y, con esto, bajen los niveles de ansiedad. 

Una vida cerca del mar es lo que tanto se necesita para mejorar la calidad de vida y reducir los padecimientos relacionados, principalmente, con las vías respiratorias, el estrés y la ansiedad. ¿Te gustaría conocer opciones para residir en una ciudad costera? Visita nuestros proyectos, contamos con desarrollos ubicados en Playa del Carmen, Q. Roo y en Mérida, Yucatán, ambas ciudades beneficiadas por su cercanía del mar y un clima inigualable. Solicita una asesoría en línea para más información, contáctanos AQUÍ.

*Siempre consulte a su médico para los tratamientos adecuados a sus padecimientos.