La última década Mérida, capital de Yucatán, se ha convertido en una de las ciudades más populares para vivir y visitar. No solo en México sino también alrededor del mundo. Existen muchas razones, una de las principales siendo la calidad de vida que ofrece y los índices altos de seguridad.

Sin embargo, además de la oportunidad de tener una vida tranquila en el sureste del país, Mérida ofrece oportunidades inigualables de crecimiento y desarrollo, en especial en el sector inmobiliario.

Para la ciudad hay una gran cantidad de planes y proyectos públicos y privados, que aseguran una plusvalía muy importante y sobre la que ya se han fijado muchos inversionistas. Esto no es accidente, el crecimiento planeado y sostenido que ha presentado la ciudad ha permitido un ambiente de cooperación e inversión muy saludables y productivos.

Entre otros galardones que ha recibido Mérida, como el de la ciudad con mejor calidad de vida, en una reciente votación de la revista Conde Nast Traveler ha sido colocada como la Mejor Ciudad del Mundo. Superando a otras ciudades como Florencia y Quebec, la revista entregó el premio por ser la mejor ciudad para visitar fuera de Estados Unidos.

Promesa de crecimiento

No solo se trata del aumento de la inversión privada a la zona, la cual ha generado que la popularidad se dispara. También las instituciones gubernamentales han realizado acciones que demuestran que se están enfocando esfuerzos muy importantes en adaptar la zona al crecimiento acelerado.

Un ejemplo de esto es el proyecto del Tren Maya. El principal proyecto de infraestructura del gobierno actual. Se trata de la construcción de mil 500 kilómetros de vía férrea para unir las principales ciudades de cinco estados del sureste: Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Chiapas y Tabasco. En total, se trata de 15 estaciones, de las que destacan Palenque, Calakmul, Mérida, Tulum y Bacalar.

Como consecuencia de esto, se habla de ampliar y mudar el Aeropuerto de la Ciudad de Mérida, que cuenta con vuelos internacionales. El titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo anunció que se trabaja un proyecto para mover el aeropuerto al sur de la ciudad. Esto con el fin de unir la estación del Tren Maya, igual que pasa en Cancún.

¿Qué es lo que hace tan popular a esta ciudad? Estas son algunas de las razones para vivir o invertir en Mérida:

Costos bajos – plusvalía alta

Hay zonas de la ciudad donde los precios han subido la última década. La plusvalía que presenta Merida cada vez aumenta más, pero este caso siendo relativamente nuevo, causa que los precios sigan estando por debajo de las grandes ciudades del país.

Oportunidades de crecimiento y desarrollo

Más allá de los proyectos de infraestructura gubernamental, la inversión privada ha sido gran ayuda para el desarrollo de la capital yucateca. Con la creación de múltiples zonas comerciales, residenciales y de negocios, la oportunidad de emplear y dar residencia a miles de personas va en aumento.

Conexión internacional

La ciudad en sí ya es popular turísticamente debido a su arquitectura colonial, y las zonas arqueológicas y naturales que ofrece. A 20 minutos se encuentra el Puerto de Progreso, una conexion maritima internacional muy importante. Además, se encuentra a 3 horas de Cancún, el segundo aeropuerto Internacional más importante después de que se encuentra en la Ciudad de México.

 Seguridad y Calidad de Vida

Los altos índices de seguridad y calidad de vida en la ciudad han hecho que familias enteras decidan residir en ella. Mérida es una ciudad limpia, segura, y con espacios públicos y centros educativos de calidad. La demanda de residencias va en aumento, por lo que la oferta en bienes raíces es muy amplia. Las zonas con mayor crecimiento son el norte y poniente de la ciudad.

Mérida es sin duda una de las mejores ciudades del mundo. La ubicación, recursos naturales, industria y gente son componentes esenciales para mantenerse tan popular como hasta ahora. Si necesitas más información sobre las opciones de residencia e inversión en la ciudad de Mérida, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.