Cuando hablamos de inversiones, te recomendamos hacer un análisis exhaustivo de la situación económica del país y su posición en relación con el resto del mundo, es decir, la economía mundial. A partir de ello, podrás tomar la decisión más importante: ¿en dónde conviene colocar tu dinero? Hay que recordar, el éxito de tu inversión dependerá del retorno de la inversión y definitivamente hay que considerar que existen medios de inversión más volátiles que otros.

En la actualidad, nos encontramos en una situación de inestabilidad económica por múltiples factores. Tan solo la ONU, en fechas recientes, ha previsto que “se sufrirá un estancamiento o disminución de ingresos per cápita en este año”. A su vez, se han presentado situaciones que han puesto en riesgo la economía a lo largo del año, como las enfermedades, las tasas de interés de los países, las denominadas “guerras comerciales” y los cambios en el valor del barril de petróleo, entre otras variables que pueden iniciar o recrudecer sin previo aviso.

Contrario a lo que muchos piensan, invertir en tiempos de inestabilidad económica puede generar un ingreso positivo. La clave está en invertir en el sitio correcto. Como sabrás, la inversión inmobiliaria y la bolsa de valores son las opciones más populares, sin embargo hay uno de ellos que conlleva mayor riesgo y otro que posee mayor índice de ganancias, entonces ¿cuál elegir?

En México, la Bolsa Mexicana de Valores se enfrenta a un nuevo reto: la incursión de la Bolsa Institucional de Valores, que presenta tecnología Nasdaq. A esta nueva competencia, se aúna la naturaleza de los mercados bursátiles, con activos intangibles muy volátiles. Esto quiere decir que puede existir caídas en las inversiones, sin previo aviso, y limitar las ganancias e incluso llegar a presentar pérdidas significativas.

En tiempos de crisis, cuando se presentan problemas entre las naciones, el primer sitio donde resiente la inestabilidad, y por lo tanto el primero que sufre consecuencias, es el mercado bursátil.

A comparación de las bolsas de valores, en el mercado de bienes raíces, donde los activos son 100% tangibles, se percibe mayor seguridad en las inversiones. En otras palabras, no hay cambios abruptos en el valor de los inmuebles en un sentido negativo y se puede alcanzar un rendimiento anual de hasta un 30%, contrario a la bolsa de valores que presenta un 13%.

Otro aspecto importante que debemos considerar es el origen del aumento del valor, tanto de una propiedad inmobiliaria como de una acción de la bolsa de valores. En las acciones del mercado bursátil, su valor parte de la oferta y la demanda, así como la estabilidad propia de la empresa. Mientras que los bienes inmobiliarios dependen, en gran medida, de la plusvalía de la zona, las características del inmueble y el crecimiento que vaya teniendo el entorno, al igual que factores externos como la seguridad de la ciudad; por lo tanto, no se verá afectada de forma abrupta durante una situación de inestabilidad económica, y en el mejor de los  casos, su valor si aumentará por la inflación.

Como puedes apreciar apreciar, hay inversiones que conllevan mayores beneficios en tiempos de crisis, por eso, es importante analizar el panorama completo y distinguir las oportunidades que te generen mayor rentabilidad y retorno de la inversión a menor riesgo por inestabilidad. Sin duda, una de las mejores opciones que tenemos es la inversión en inmuebles, por su estabilidad y por la posibilidad de percibir un aumento en el valor, que se traducirá en mayores ingresos a futuro. 

Eso sí, ten muy presente que acercarte a expertos en desarrollos inmobiliarios para encontrar la mejor opción en inversión inmobiliaria, podrá potencializar tu transacción y tendrás mayores posibilidades de encontrar la opción inmobiliaria que te brinde un mayor retorno de capital. ¡No dudes más e invierte sin miedo!